Real Santuario Virgen Fuente de la Salud: Cruz Cubierta

Descripción

Las siete cruces o peirones, alusivos a los Siete Dolores de la Virgen, señalaban el camino entre la población y el Santuario. Eran piezas de gran interés escultórico que la mayoría fueron destruidas durante la Guerra Civil.
La gran cruz de Vázquez (1598) era de tal magnificencia que se cubrió con un enorme baldaquino a cuatro aguas de tejas vidriadas, sostenido por robustas columnas dóricas y con la cúpula interior profusamente decorada con motivos vegetales y animales. Es la última de las siete cruces que a manera de «peirones» marcaban el trayecto desde Traiguera.

El motivo escultórico de la cruz cubierta situado sobre columna jónica acanalada, presenta, de cara a la población, imagen incompleta de la Trinidad (Trono de Gracia) a manera de bienvenida a los peregrinos; de cara al ermitorio, Dios padre sujetando a Cristo. En su tiempo todo esto formaba un notorio conjunto, único en su género. El baldaquino fue utilizado durante las guerras como refugio de los tesoros del Santuario y la población.

Galería Fotográfica

X